los poetas y el oleaje del mundo

a Rita y a Jotaele por toda la poesía

mecidos por olas de música
navegan los poetas por océanos de azur
despliegan sus velas en un parque o un balcón
y se hacen, temerarios, al oleaje del mundo.

pandillas de bardos urbanos
tomándose las calles
las plazas
las almas

jugando con la luz de la tarde
a escribir poemas sublimes e imposibles
mientras son desgarrados
por accesos de ternura o de llanto
como niños perdidos sentados al andén

oleadas de mariposas los preceden
y van dejando esparcidos sus versos
por aceras y bares

flores majestuosas mecidas por el oleaje,
ebrios bajeles flotando corriente abajo
sin control

los poetas se enfrentan al oleaje del mundo
cual bravos marineros desafiando tormentas
tifones y sirenas

poetas que navegan a merced de los vientos

y el poema,
el poema es tan sólo la bitácora de viaje
que sobrevive al naufragio inexorable

Anuncios

vanas ilusiones

oh, ilusiones, vanas ilusiones
cuán bello el vuelo sobre idílicos paisajes
Ícaro que entreve su indefectible caída
y a pesar de eso disfruta las alturas

pero no hay nada mejor
que remontar los cielos uno mismo
planear con alas propias
hacia novedosos paisajes
de renovado verdor

y si es a solas, pues que sea
que la vana compañía es puro lastre
sino ayuda a remontar la nao
hacia cósmicas esferas allende el orbe

nada de amarras
para mis pies ligeros
como los de Hermes el mensajero
de fácil vuelo

el suelo pica, los pies escuecen
el viciado aire terrestre hiede a moho
la pasión por los viajes palpita en tus entrañas

y como el poeta francés
preguntas a tu alma a dónde dirigirse
pero ya sabes la respuesta

¡a cualquier parte, fuera de este mundo!

choose life

Choose life. Choose a job. Choose a career. Choose a family. Choose a fucking big television, Choose washing machines, cars, compact disc players, and electrical tin can openers. Choose good health, low cholesterol and dental insurance. Choose fixed-interest mortgage repayments. Choose a starter home. Choose your friends. Choose leisure wear and matching luggage. Choose a three piece suite on hire purchase in a range of fucking fabrics. Choose DIY and wondering who the fuck you are on a Sunday morning. Choose sitting on that couch watching mind-numbing spirit-crushing game shows, stuffing fucking junk food into your mouth. Choose rotting away at the end of it all, pissing your last in a miserable home, nothing more than an embarrassment to the selfish, fucked-up brats you have spawned to replace yourself. Choose your future. Choose life . . . But why would I want to do a thing like that? I chose not to choose life: I chose something else. And the reasons? There are no reasons. Who needs reasons when you’ve got heroin?