3 horas 16 minutos y 30 segundos

charles-bukowski

Se supone que soy un gran poeta
Y tengo sueño por la tarde,
Sé que la muerte es un toro gigantesco
Dispuesto a embestirme
Y tengo sueño por la tarde.

Sé que hay guerras y hombres que pelean en el ring,
Sé que hay buena comida, buenos vinos, buenas mujeres
Y tengo sueño por la tarde
Me inclino hacia el sol tras una cortina amarilla
Y me pregunto a dónde habrán ido las moscas del verano,
Recuerdo la muerte tan sangrienta de Hemingway
Y tengo sueño por la tarde.

Algún día no tendré sueño por la tarde
Algún día escribiré un poema que encenderá volcanes
En las colinas que están ahí fuera
Pero ahora mismo tengo sueño por la tarde
Y alguien me pregunta “Bukowski, ¿qué hora es?”
Y yo contesto “3 horas, 16 minutos y 30 segundos”.
Me siento muy culpable, me siento asqueroso, inútil,
Demente, tengo sueño por las tardes
Están bombardeando iglesias, bien, eso está bien
Los niños montan ponies en los parques, eso está bien
Las bibliotecas están llenas de miles de libros sabios
Hay música grandiosa encerrada dentro de la radio
Y yo tengo sueño por la tarde,
Tengo una tumba dentro de mí diciendo
“Bah, deja que lo hagan los demás, déjales que ganen,
Déjame dormir”

El ingenio está a oscuras
Barriendo la oscuridad como una escoba
Me voy donde han ido las moscas en verano
Intentad atraparme.

Anuncios

a una mujer

wall art - Bogotá DC
wall art – Bogotá DC

Por: Paul Verlaine

A usted, estos versos, por la consoladora gracia
De sus ojos grandes donde se ríe y llora un dulce sueño;
A su alma pura y buena, a usted
Estos versos desde el fondo de mi violenta miseria.

Y es que, ¡ay!, la horrible pesadilla que me visita
No me da tregua y, va, furiosa, loca, celosa,
Multiplicándose como un cortejo de lobos
Y se cuelga tras mi sino, que ensangrienta.

Oh, sufro, sufro espantosamente, de tal modo
Que el primer gemido del hombre
Arrojado del Edén es una égloga al lado del mío.

Y las penas que usted pueda tener son como
Las golondrinas en un cielo al mediodía,
Querida, en un bello día de septiembre tibio.

little extravaganzas

cineorama

ahora mismo sentirse y sentarse en ese intersticio
en ese instante que se ahinca en el espacio tiempo
para otorgarte una intemporalidad transitoria
en la que el deleite ilimitado te invade plenamente

expandir la duración de ese instante
todo lo posible ad  infinitum
la multiplicidad de la enésima potencia
la variedad ilímite
del todo uno y el uno en todo

contemplar tranquilo lo pasado y lo porvenir
indiferente a todo resultado
excepto al que debe ser
el único realmente posible

en medio de todo solo tú
ínfima unidad de energía
generador de grandes explosiones

la coherencia
la locura
el sentido común
la extravaganza

tragicomedia cósmica
de un mundo que está  al revés

el sinsentido cobra todo el sentido
cuando la bóveda comienza a desmoronarse
nuevos nacimientos suceden todo el tiempo

el eterno devenir de la multiplicidad de yoes
tratando de reafirmarse en las arenas movedizas
de lo desconocido en donde con un paso en falso
quedas hundido hasta el cogote

pobre bajel que busca mantenerse a flote
en medio del inesperado pero eterno maelstrom

lamparita

hola a todos:

el día de ayer compartí esta imagen en mi cuenta de FB, fue una manualidad que hice en un par de noches con tiempo libre, luego que la idea diera vueltas por mi cabeza afinándose hasta que tomó forma real, así que desempolvé mis viejos casetes y con un par de paquetes de amarres plásticos de esos que usan los técnicos electricistas y un cable de una lámpara vieja armé mi nuevo adorno para la mesa de noche de mi habitación. Fue culpa de mi amigo Furgoner, pues en un comentario suyo me pidió el paso a paso que es el que les comparto aquí hoy.

DSC04790

Materiales:
Casetes usados: Cantidad 46.
Amarres Plásticos:dos (2) paquetes, uno de cuatro (4) pulgadas, otro de diez (10) pulgadas.
Cable eléctrico #12 AWG: 1,5 m
Plafón para bombilla eléctrica de sobreponer: uno (1)
Interruptor eléctrico de dos posiciones (on – off): una (1)
Clavija Monofásica (120 V): Una (1)

Paso 1:
Seleccione los casetes que no use. Se necesitan diez por cara y seis para la base.

Paso 2:
Con los amarres plásticos de 4 ó 6 pulgadas asegure dos casetes usando para esto los orificios pequeños inferiores con el orificio más grande en el que se encuentra la rueda dentada que hace girar la cinta. repita este procedimiento para los diez casetes que formarán una de las caras de la lámpara.

Paso 3:
Para completar una de las caras de la lámpara, asegure las dos filas de cinco casetes por medio de los amarres plásticos de 10 pulgadas. pase el amarre entre los dos orificios grandes en los que se encuentra la rueda dentada del casete. apretar bien el amarre y alinear bien ambas filas. esto le proporcionará solidez a la lámpara

Paso 4: Repita los pasos 2 y 3 para las otras tres caras restantes.

Paso 5: Para la base de la lámpara monte un par de filas de 3 casetes y átelos de manera similar a lo explicado en los pasos 2 y 3. las dos filas de la base van una en sentido opuesto de la otra, esto se hace con el propósito de poder asegurar las caras de la lámpara a esta base

Paso 6: Asegure con los amarres de 10 pulgadas el plafón para bombilla eléctrica en el centro de la base. previamente ha debido conectar el cable eléctrico #12 AWG a los dos terminales del plafón e instalar el interruptor de dos posiciones en la mitad del cable y la clavija para el toma corriente en el otro extremo de la instalación.

Paso 7: Ensamble de las caras. Para ello utilice los amarres de 10 pulgadas y nuevamente utilice los orificios más grandes alineando ambas caras y asegurando los cada uno de los cinco casetes.

Paso 8: Una vez aseguradas las cuatro caras de la lámpara con el procedimiento descrito en el paso 7 se debe asegurar la base a las paredes, para esto use nuevamente los amarres de 10 pulgadas. al tener la base de seis casetes con dos filas opuestas, utilice los pequeños orificios de la parte inferior de los casetes para amarrar las paredes a la base.

Paso 9: Asegure bien las 4 caras a la base y tenga la precaución de dejar un pequeño espacio para pasar el cable eléctrico.

Paso 10: Instale una bombilla incandescente de 40 o 60 W en el plafón. existen modelos de tamaño pequeño con forma similar al de la llama de una vela, prefiera este tamaño para evitar que el interior de la lámpara se sobrecaliente. puede usar también bombillas fluorescentes que producen menos calor.

Paso 11: ¡conecte la lámpara a la red eléctrica y disfrute de su luz y sus sombras!

DSC04789

di- vagaciones en clave de ser (enero – I)

Imagen

primeros nueve días del año. con cada ciclo que se cierra la espiral da otra vuelta más y dicen que uno crece otro poquito. plenos nueve días de una vacación que se suma por un lado, a otro sinfín de fiestas repetidas hasta el cansancio, pero qué más da, puesto que por el otro lado, son cada vez distintas y únicas; siempre pletóricas; extremas hasta la enfermedad; de cafetín y de licor de contrabando, buenos vinos tintos para brindar en noche vieja (faltaría más), abrazos y abrazos para dar y convidar, turistas y nuevos amigos que conocer, viejos amigos que saludar y otros que al no estar presentes se añoran.

de repente esa semana mágica se acaba, así como comenzó. un ciclo que se cierra en medio de otro más grande que apenas empieza y así es con todo. quiero en este punto recalcar que durante mi viaje de retorno sonó “el ciclón” de los Cafetacvba más de un par de veces mientras yo trasegaba raudo por el eje cafetero: cielos azul celestes y nubes blancas, infinitas tonalidades de verdes, pura exhuberancia, los nevados impertérritos al fondo coronando el paisaje, completando la visión, la majestuosidad de la pacha mama por doquier. y para corroborar aún más esta disertación yo mientras tanto meditaba  y recordaba sobre mi temporada de Universidad en estas tierras que ahora son fugaces, transitorias; en cómo cerré ese ciclo y qué dejó de provechoso para mi: los buenos amigos que sobreviven aún, los que se han ido, y secretamente – casi que inconscientemente- me proponía conservar de la mejor manera posible esas relaciones y crear muchas más, crecer con todos y profundizar los lazos que nos unen. es decir, recorrer en compañía por aquella espiral de la existencia.

Imagen

buenos propósitos que se sentencian en la última noche del año y que se tratarán de cumplir a lo largo de éste que comienza. se da otra vuelta de tuerca al mundo se asegura el infinito tornillo otro poco con una rosca de 365 días de diámetro. es ya el trigésimo tercer giro de la rueda de mi ser, se acerca además la mítica edad del Mesías, pero yo ya he hecho realidad el más importante de los milagros: el estar vivo y sobrevivir a pesar de los embates, a pesar de los envites, de las más que seguras zozobras que al final no fueron, de las inevitables caídas hacia obscuros abismos – fauces de lobos hambrientos, horrores fantásticos de alcances insospechados-.

al final deste ciclo también te preguntarás ¿cuál es el balance? y deberá ser mayor que cero. sino, ¿para qué vale la pena seguir?. en resumen, seguir haciendo realidad este milagro que eres, que ya es bastante. y cuestionando aquella realidad a cada instante, siempre, todo el tiempo, faltaría más.

Imagen

ahora no pormenorizaré mis propósitos, ya os iréis dando cuenta dellos. ya los veréis y por supuesto, se los haré saber, cómo no. que todo siga confluyendo, conspirando-sé. lo sé. pura fe del carbonero, pero lo bueno es que más temprano que tarde este minero obtendrá el oro, ya verán.

apenas es enero, nueve primeros días del año. no del señor, sino mío. a su diosito católico no me lo banco (para decirlo con los argentinos, y pensar que ellos sí se aguantan al Diego, en fin). que todo siga conspirando como hasta ahora. se los reitero. que no es otro ciclo hombre, es “el ciclón”. – detengan esta vaina, ¡jajaja! ya se terminó la cuartilla, hasta pronto.

mi esperanza de Paz

Negociar la paz es luchar tenazmente por un sistema de salud decente y eficiente, es exigir igualdad social, es tener una educación gratuita e incluyente, es redistribuir las tierras arrebatadas a sangre, fuego y machete por los actores del conflicto y es también perdonarlos y perdonarnos, en pos de ese futuro de tranquilidad y bonanza. Es además admitir que errores y horrores los hubo de parte y parte; es asegurar una re inserción con capacitación para que los ex militantes no vuelvan a delinquir… es eso y mucho más que ni yo mismo alcanzo a divisar en su totalidad y magnitud; es incorporar a la vida política por la vía democrática a esa voz armada que desde hace más de 50 años representa -lo quieran o no admitir- a muchos colombianos desplazados, pobres y apaleados, expulsados, desheredados, silenciados, usados como carne de cañón.

Todos somos incrédulos y escépticos en diferentes grados, el pasado nos ha dado muestras de que esta vez el asunto pueda no ser alentador… pero yo prefiero creer, desde mi escepticismo natural hacia este (narco) estado de derecho y hacia esas (narco) guerrillas (ex) socialistas y hacia esos sádicos y desalmados (narco) paramilitares, de que esta vez sí seamos capaces de aprender, entender y re evaluar esos errores y aceptar humildemente dónde y por qué fallamos (todos los colombianos, usted y yo incluidos) y hacer las cosas como deben ser: sin demasiadas expectativas, con humildad y prudencia, sin demasiados medios parcializados o comprados entrometiendo las narices, atizando la hoguera, alentando la guerra que a muchos les da de comer.

La paz es posible si podemos perdonar sin olvidarnos de todas y cada una de esas víctimas anónimas que han caído por décadas, es posible si contamos con una memoria y una reivindicación histórica de todas esas víctimas inocentes -provengan del bando que provengan-, porque todos son compatriotas. Es una lástima que no alberguen perdón en sus corazones. A los niños también los recluta la policía y los paramilitares; la corrupción en el estado colombiano proviene -en un porcentaje altísimo- de una maquinaria de (ultra) derecha.

¿No creen, no anhelan que los representantes escogidos por el Gobierno, por las FARC y por el ELN serán capaces de no repetir lo que la corruptela -mal llamada- civilizada ha hecho con los recursos del estado, con sus impuestos y los míos? Porque, qué sean narcotraficantes no los convierte automáticamente en una mafia, cómo sí han habido mafias de políticos y gente prestante y educada como los Nule: la mafia de la contratación, la mafia de la salud, la mafia de las pensiones, y excesos por parte de las fuerzas armadas legales (falsos positivos, macabras alianzas para masacrar civiles indefensos), más aún cuando han sido ellos los guerrilleros los que han estado por décadas en el monte viendo como mueren por difteria o fiebre amarilla o dengue hemorrágico, la gente más pobre de este país, mientras vagan sin tierra, desplazados por los terratenientes, ganaderos, palmicultores, petroleros, etc. moviéndolos como peones de ajedrez. Es fácil pues creer que sólo son bandidos los que están en el monte, ese ha sido nuestro gran error; los bandidos están también en el congreso, en los bancos, en los medios, son quienes administran una justicia amangualada interesada, parcializada, por eso hay que darles voz también a ellos -a los bandidos-, porque se debe ser incluyentes, se debe no sólo quitarles las armas, hay que darles voz y voto, es un deber de la democracia.

Ya estuvieron -y siguen estando- los paramilitares en el congreso, eso es un secreto a voces, entonces ¿cómo pretendemos gestar la anhelada paz si acallamos las voces que ellos representan? porque las representan así no nos guste, y si bien ya no tienen un poderoso ejército de 24 mil hombres como hace años, aún son 8 mil (si, con su demagogia y su retórica socialista, anquilosada y anticuada), pero yo me pregunto ¿será que todos están en ahí a la fuerza?, ¿será que todos son niños reclutados contra su voluntad?, ¿será que todos son mercenarios pagados con el sucio dinero del tráfico de drogas?, ¿no será más bien que no tienen otra alternativa honesta que los saque del conflicto y que la democracia participativa ha sido incapaz de implementar? y quienes están en medio del combate ¿será que tienen otra opción diferente si en sus pueblos y caseríos no hay una presencia sólida de ese estado para que puedan optar por no ingresar en las filas de esas guerrillas y si alcanzar cupos en colegios y escuelas sin pagar un peso, o tener un trabajo bien remunerado?

La paz si es educación, si es salud, si es justicia social, si es restitución y redistribución de tierras; porque este conflicto se podrá acabar o ganar mediante la victoria militar, pero la violencia seguirá y es seguro que si esos acuerdos no se logran, la guerra seguirá. La paz debe acabar con esta guerra y con las guerras futuras pues, si se hacen las cosas a medias todo será un fracaso.

Y es claro, mientras se dialoga sobre el cese al fuego y se prepara la agenda de negociación, hay ya estructurados por parte del gobierno proyectos de ley como el Marco legal para la paz, reformas al sistema de Pensiones, reparación integral de las Víctimas, restitución de tierras, reforma a la Salud; reformas que si bien tienen falencias y debilidades, son señales que a la Guerrilla le muestran una intención de lograr una paz fuerte y duradera.

Además no podemos saber lo que ellos (las Guerrilas) están negociando, pero sí podemos saber lo que quisiéramos exigir, porque nosotros también somos colombianos y también sufrimos de una u otra forma y en uno u otro grado esas mismas carencias. La agenda es secreta, las negociaciones también, afortunadamente, porque si no lo fueran, afuera están ya las hienas hambrientas listas a lanzar sus zarpazos y mordidas, dispuestas a arrebatarle a los negociadores esa paz recién nacida y sacrificarla al dios de la guerra para crear una violencia nueva que ahí si -quien sabe por cuánto tiempo más- nos azotará sin clemencia.

Me gusta leer sobre las Distopías porque presentan el lado obscuro del totalitarismo y el deseo de control que el poder puede llegar a lograr, pero prefiero ser utópico porque es mi forma de albergar un poquito de esperanza en la especie humana. Negociar no es ceder, negociar es conceder. Las Utopías se nutren de los ideales, las utopías son las que mueven el corazón de la humanidad.  Esto demuestra es que este paso es necesario darlo bien, lo más completo posible, porque si bien la Guerra es una infamia, una Paz mezquina y desigual es mucho peor, mucho más lesiva para ese sueño, para ese modelo de país que queremos heredar a las generaciones futuras.

* Las imágenes son autoría de Pawla Kuczynskiego.  Nacida en 1976 en Szczecin, se graduó de la Academia de Bellas Artes en Poznan,  especializándose en los gráficos.  Desde 2004 produce ilustraciones satíricas y hasta ahora ha recibido 92 premios y distinciones.  En 2005 recibió el Premio de la Asociación de Caricaturistas Polaco “Eryk”

el ocaso del pensamiento (2)

¿es necesario haber visto la vejez, la enfermedad y la muerte para retirarse del mundo? El gesto de Buda es un exagerado homenaje a las evidencias… a su renuncia le falta la paradoja. cuando se tiene razón no hay mérito en abandonar la vida. ¡pero vivir en conflicto interno con todo y tener argumentos contra la soledad! la vía del Buda está diseñada a medida de los mortales… la serenidad del príncipe pensador no comprendería nunca que pueda verse como él y sin embargo amar la insignificancia. ¿habrá sido también Buda un maestro? ha sistematizado demasiado su renuncia, demasiadas consecuencias en sus amarguras. seguro que él condenaría el extravío de quien arrastra su nada entre los mortales y no entendería cómo en el vacío del mundo aún sonreímos a la vida. porque no ha conocido determinadas cimas de la infelicidad; ha vivido y ha muerto consolado. como cualquier hombre ajeno a la fatal tentación de la vida, a la seducción de la existencia y del Nirvana fortificante de cada instante.

E. M. Cioran
El Ocaso del pensamiento

dos de Decaer

Por Albert Balasch*

 

de, Exemplum

 

III

a la Roisin Rivalta

si pudo sonreír y maldijo al mismo tiempo
si se miró las paredes blancas de su cuerpo
y si entonces se disculpó ante quienes la amaban
con un “no me queda más dolor, lo siento”

si todo esto ocurrió en primavera
(donde todo fin es el principio falso)
es que ella ha cumplido la promesa
“alguien me recuerda y aquí estoy probando vuestros llantos
de acuerdo, ya está, por favor, por favor, ya está, de acuerdo”

 

de,  Actio

 

 

V

En un espacio que no se detiene,
en un espacio sin descanso
donde todo aquello que muere no tiene tiempo suficiente para nacer,
donde nacer es salir de este espacio y entrar,
el hecho de entrar (allí),
supone haber dejado atrás el castillo mudo
de las lamentaciones. Este espacio por fin,
otro espacio que es el mismo,
otro lugar que no existe. Este espacio,
movido a lado y lado del delito, del milagro, de la culpa que se
pregunta dónde está, Señor, mi cerebro que te persigue.

Ruidos desconocidos.
ruidos hechos de bostezos. Repasan tantas disidencias,
tantos plagios.
Y todo esto, ¿para qué?

El frío comienza hoy: decir más después de no poder decir más.
El frío comienza hoy ni nunca intentéis entender nada.
Si uno pudiera, por un momento, dejar de nacer tarado…
Qué más da, ya ha oscurecido e, irremediablemente, primero está la oscuridad
de dentro. Plegarias. Voces. Y carcomas.

Este espacio cerrado, dentro de mí, como la mortaja blanca de la escalera,
un día de diciembre, justo antes de decir:

¡Dadme vida!

 

* Albert Balasch. Barcelona (1971-)

** Trad. de Eva Garrido y Andreu Jaume

cariñosear

a Amparo, por un verbo

el día de hoy
me hacen feliz
cosas sencillas:
salir muy de mañana
por las calles del barrio,
comprar unas caléndulas,
dejar de fumar,
irme pronto a la cama
con una chica nueva,
acariciarle toda
la entrepierna mojada,
libar sus dos pezones
buscando leche tibia,
mirar sus ojos húmedos
cuando ruborizada
gime muy dulcemente,
sentir que pasa lenta
su mano tersa y suave
sobre mi cuerpo todo
mientras dice que antaño
en Torrevieja
amó a un marinerito
que llevaba un pendiente en la oreja.

Iván Tubau

aliento

Fragancias depravadas
acres y deliciosas,
olor de pan caliente,
ensaimadas de Ibiza,
largos besos mojados
y dentelladas tiernas,
saliva fresca y sangre:
tu aliento, amor,
tu boca.

Iván Tubau

en “Vendrán Meses Con Erre” (1982-1991)