el ocaso del pensamiento (2)

¿es necesario haber visto la vejez, la enfermedad y la muerte para retirarse del mundo? El gesto de Buda es un exagerado homenaje a las evidencias… a su renuncia le falta la paradoja. cuando se tiene razón no hay mérito en abandonar la vida. ¡pero vivir en conflicto interno con todo y tener argumentos contra la soledad! la vía del Buda está diseñada a medida de los mortales… la serenidad del príncipe pensador no comprendería nunca que pueda verse como él y sin embargo amar la insignificancia. ¿habrá sido también Buda un maestro? ha sistematizado demasiado su renuncia, demasiadas consecuencias en sus amarguras. seguro que él condenaría el extravío de quien arrastra su nada entre los mortales y no entendería cómo en el vacío del mundo aún sonreímos a la vida. porque no ha conocido determinadas cimas de la infelicidad; ha vivido y ha muerto consolado. como cualquier hombre ajeno a la fatal tentación de la vida, a la seducción de la existencia y del Nirvana fortificante de cada instante.

E. M. Cioran
El Ocaso del pensamiento

1928

alturas y simas
valles infinitos
bosques profundos
desiertos de sal

un océano
de conocimientos
con pocos centímetros
de profundidad

pero qué vasta
la inmensidad del ser

verdades cósmicas (1)

digamos solamente que para este post he compilado textos tomados de aquí y de allá y que he compartido con mi amigo Nicolás y que él a su vez a compartido conmigo en el tuiter con el hash tag de #verdadescósmicas:

“Cada hombre es todos los hombres, cada hombre es un olvido de sí mismo”

“ésta de Calvin & Hobbes: Odia el pecado, ama al pecador #guiñoguiño”

“Somos creadores: creamos nuestra realidad con nuestros pensamientos y emociones”.

“la lectura es el vicio de los despiertos”.

“¿como esa que dice que el Uno está en el Todo y Todo es Uno?”

“La causa de todo sufrimiento es nuestro propio apego o deseo”

“Con lo primero que debo estar de acuerdo es con la voz del Espíritu que mora en mí”

“La última sutileza del diablo es la diferencia entre el infierno y el corazón”

“óyeme hablar sobre el pecado y entenderás que eso es el pecado (hablar del pecado) Jim ”

“somos viajeros en el tiempo con sus correspondientes estaciones transitorias”

” la treta mas sutil de satán es hacernos creer que no existe”

“¡Oh, tú!, velo en todo. La dualidad es el resultado de una falsa visión. Avadhût Gîtâ, II, 16”

“Cada hombre es todos los hombres, cada hombre es un olvido de sí mismo”

“En este camino, ningún esfuerzo es baldío, ni existe posibilidad de desgracia. Hasta el más mínimo progreso supone liberación de tus miedos”

“No pienses que tienes la virtud si antes no has combatido por ella hasta llegar a la sangre. Nilo el asceta, Discurso sobre la oración”

“El silencio también es una opción. Pero a nadie parece importarle ya” Ciorán

“una cascada en sordina conforma la imagen de lo que generalmente llamamos alma… ” Ciorán

de lágrimas y de santos (iv)

Calle Pastor

todos esos momentos en que la vida calla para que oigas tu soledad…, tanto en París como en el más alejado villorrio, el tiempo se retira, se acurruca en un rincón de la consciencia y se queda contigo mismo, con tus luces y tus sombras. el alma se ha aislado y, presa de convulsiones indefinidas, sube hasta tu superficie, como un cadáver pescado en las profundidades.entonces te das cuenta que también existe otro sentido de pérdida del alma, distinto del bíblico

quintaesencia

entre tanto acontecimiento trágico o memorable, la serenidad del espíritu como herramienta para no desfallecer. tiempos violentos que merman la fuerza, que desatan obscuros sentimientos escondidos en las profundidades del ser. no se puede pretender hacerse el de la vista gorda. celebra modestamente tus pequeños triunfos cotidianos, esfuérzate aún más en eso, lo que de verdad vale la pena mejorar, tu mismo. si en tu camino se cruzan seres de luz que te permitan ver la senda, bien. pero recuerda tú eres tu propia lámpara. la luz también irradia de tí, por eso no estas solo. deja llegar, deja partir y no retengas sino la quintaesencia. la tuya, la de otros, la de todos, la del Ser.

Una historia de la antigua China

 

Cuando un ciego se despedía de su amigo, éste le dio una lámpara. “Yo no preciso de la lámpara, pues para mí, claridad u oscuridad no tienen diferencia” -dijo el ciego. “Conozco al respecto, pero si no la lleva, tal vez otras personas tropiecen con usted” -dijo su amigo. -“Está bien” Luego de caminar en la oscuridad tropezó con otra persona…. -“¡Huy!”-dijo el ciego. -“¡Hay!” -dijo la persona chocada por el ciego en la oscuridad. -“¿Usted no vio esta lámpara?” -dijo enojado el ciego. -“¡Amigo! Su lámpara estaba apagada”.

tomado del FB de Juan Carlos Florez

esencial

“Hombre, hazte esencial: pues cuando el mundo perece, la contingencia cesa, la esencia perdura”.

A. Silesius, El peregrino querúbico, II, 30

correspondencia filial (I)

en estos días hablábamos con una buena amiga mía acerca de la nostalgia de las cartas, que ahora, reemplazadas por los correos electrónicos, ya casi nadie escribe. me decía ella que cuando escribe, generalmente sus palabras toman la forma de epístolas, que en ese preciso instante estaba terminando algo que era un desahogo para ella y que iba dirigida a mi, así que lo mínimo que puedo hacer es contestar a su amabilidad con una misiva a manera de respuesta, no sin antes decirle que ojalá sean muchas las cartas que nos escribamos y logremos juntarlas en un librito de correspondencias:

Te saludo, querida amiga, esperando te encuentres mejor y deseando que las palabras que a continuación leerás te sirvan de algún modo para mejorar tu actual estado de ánimo.

primero que todo, no creo que estés enloqueciendo. todos estamos locos, unos en mayor grado que otros, hay locos buenos y locos malos -al menos así los clasifico yo-, peligrosos e inofensivos, digamos. es una cuestión de equilibrio con el interior y el exterior lo que nos pone bien o mal en nuestro sentir y nuestro vivir. es imposible tener el control sobre todo lo que nos rodea. y tener o no tener es también algo relativo y la felicidad está siempre en el trasegar; no la encuentras al final del camino, vas de la mano con ella, a veces sucede que sin darte cuenta has vivido instantes plenos de felicidad que opacan a aquellos marcados por la tristeza.

no es posible hacer que la gente que amamos cambie de hábitos o de manera de ser, al menos no de la noche a la mañana. es un proceso y para gestar ese cambio debemos también cambiar nosotros mismos, revisar nuestras actitudes hacia ellos y hacer que nuestras acciones los afecten positivamente. ¡sorprenderlos!, así se sientan incómodos al principio. tratar de resarcir, de cicatrizar las heridas del pasado no es nada fácil, albergamos dolor, desazón miedo, rencor y safarze de todo esos apegos negativos no es fácil, perdonar no es fácil pero es necesario, aprovechar los instantes, eso es lo que puedo decir. si te devuelven indiferencia, devuélveles cariño, que no quede en tu consciencia rastro alguno de “si hubiese dicho esto” de   “si hubiese dicho aquello” cuando estés lejos o no los tengas más.

buscar sosiego es importante, encontrar un espacio interior en el cual descansar de la absurda cotidianidad: el rinconsito querido donde podemos ser nosotros mismos, eso es lo que cuenta. las escoriaciones nos fortalecen y a la vez nos permiten aprender y ver por encima del muro que construimos como defensa, qué es lo que se esconde en lontananza, de qué nos perdemos por estar encerrados en nuestra caparazón, o qué daño, o dolor nos evitamos. es dificil no poder comunicarse con quienes amamos, sea porque el canal no funciona como es debido, o porque la distancia (fisica y psicológica) es un impedimento, sin embargo hay que tratar.

tu sabes muy bien que los amigos siempre serán los amigos (aquellos que han sabido serlo de verdad) y que podrás contar con ellos, con un abrazo, un consejo, una palabra de ánimo, un momento de esparcimiento, de regocijo y de fiesta, un hombro sobre el que llorar, en fin. vos sabrás quienes pueden llevar con orgullo ese titulo de amigos, mantenelos cerca, asi sea virtualmente, para que todo sea más soportable.

la música como el arte más elevado del que es capaz el hombre nos acerca a las esferas celestiales y es por medio de ella que logramos sosiego en los momentos de penuria y desazón. es por medio de su magia que podemos entrever más allá de lo mundano y acercarnos un poco más a ese estado de virtud que perdimos cuando llegamos a este mundo.

finalmente recuerda esa frase “Yo como creo que soy y yo como soy en realidad; en otras palabras, la pena y el final de la pena. Una tercera parte, más o menos, de toda la pena que la persona que creo ser debe soportar, es inevitable. Es la pena inherente a la condición humana, el precio que debemos pagar por ser organismos sensibles y concientes de sí mismos, aspirantes a la liberación, pero sometidos a las leyes de la naturaleza, y sometidos a la orden de continuar marchando, a través del tiempo irreversible, a través de un mundo absolutamente indiferente a nuestro bienestar hacia la decrepitud y la certidumbre de la muerte. Los dos tercios restantes de toda la pena son caseros y, por lo que se refiere al universo, innecesarios”.

Por ahora no es más, y me despido esperando tu respuesta, con ganas de leerte en mejor ánimo y por supuesto, con ganas de reencontrarnos pronto.

Un beso y un abrazo

Antoine

P.D. te dejo aquí el link de donde tomé la frasesita del Buda.

El azote de Dios

ser como “El Azote de Dios”
que cada palabra pronunciada
que cada actitud asumida
que cada acto ejecutado
refleje la coherencia

“Eres lo que piensas”
dijo el Buda entonces
que tus pensamientos
que tus palabras
que tus acciones
liberen
jamás aten

tolerar no
equivale a
soportar

tolerar
es aceptar
y reconocer
las fronteras
del ser

no promulgar
ninguna verdad
mas que la evidencia
de que nada en este mundo
nos pertenece
que el conocimiento
es infinito
y que son miles
las formas para llegar a él

de lágrimas y de santos (1)

los ojos no ven nada. Catherine Emmerich tiene razón cuando dice que ve con el corazón. puesto que el corazón es la vista de los santos, ¿como no van a ver más que nosotros? el ojo tiene un campo reducido, ve siempre desde el exterior. pero, siendo el mundo interior al corazón, la introspección es el único método que existe para alcanzar el conocimiento. ¿el campo visual del corazón? El Mundo, más Dios, más la nada. Es decir, todo.

E. M. Ciorán