Los Cuatro Jinetes del Apocalípsis

lf

Por: Luisa Futoransky

mi corazón ha pastado hierbas de todo el mundo
mi corazón ha oído el sonido de una mano
en noches en que le fue quitado el habla por la luna roja naranja, azul, blanca
distinguió barcos grandes como cabezas de alfileres
en los confines remotos de los océanos
trepó cuestas y se quitó a tiempo y destiempo las ropas interiores

en la meseta de oruro pensó cuando la meseta de pamir
pero los chinos le dicen ahora que bajar es más difícil que subir
y de volver no hablan

mi corazón bebió el vino de esperanza de todas las supersticiones
mi corazón querría que cuatro personas
que están en la brújula y son vientos
fueran una para que mi mano les acariciara el rostro
un rostro silencioso, curtido, de ocho ojos
que me dieran lo que hoy sólo me brinda la escarcha

mi corazon querría bailar un tango
con estos cuatro jinetes del apocalípsis
porque para bailar el tango
hay que tener confianza.

(de Partir, digo)

Anuncios

¿algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s