y tantas cosas

y tantas cosas que ya no despiertan interés
tantas que nos causan desidia y flojera
un cansancio infinito

explicaciones innecesarias
inútiles burocracias
trámites engorrosos
que buscamos evitar

personas que no deseamos ver
vidas de las que no queremos ya saber
más nada

la felicidad de la ignorancia
la fría calma de la tumba
el olor a humo
los restos

las cenizas

Anuncios

y caeré de nuevo (and fall again)

14859735_1749877821942027_3267288939225449998_o

 

Por: Anna Now.

siglos siento en
nuestros unidos labios
urgidos
de vida y profundidad,
recuerdos de viejos puertos,
ricas montañas,
ondulantes verdes
brillantes olivares
prontos para la cosecha.

soy un viejo
templo derruido
hace mucho
mi belleza se destiñe
como un viejo mosaico,
mi corazón
un roto
sendero empedrado.

No puedo llegar a ti
desde estos derruídos
muros y amarte,
no puedo ofrecerte elogio alguno,
mi lengua ha sido
abandonada,
soy tan sólo estas ruinas
inútiles y olvidadas.

Pero tal vez si tu
tiernamente excavais
mi corazón de entre
estos restos decadentes
me levantaré
y
caeré de nuevo.

Post original en inglés, aquí

Lo que el Doctor dijo (What the Doctor said)

carver

 

Por Raymond Carver

él dijo que eso no se veía bien
él dijo que lucía mal, muy mal, de hecho
él dijo, conté treinta y dos de ellos en una sola bocanada
antes que dejara de contarlos
yo dije, estoy feliz de no querer saber
sobre cualquier cosa que esté allá
él dijo: tu eres un hombre religioso de los que se arrodilla
en los bosques y te dejas ayudar
al llegar a una cascada
cuando la niebla sopla contra tu cara y tus brazos,
te detienes y pides comprensión en momentos como esos?
yo dije, aún no, pero intento empezar hoy
él dijo lo siento mucho, en serio, él dijo
yo quiero tener otra clase de noticias que darte
yo dije Amén y él dijo algo más
que no capté y no se ya qué hacer
no quiero que él tenga que repetírmelo
y tener que digerirlo completamente
sólo lo miré por un minuto y él me miró a su vez, fue entonces
cuando me levanté y estreché la mano de este hombre que acaba de darme
algo que nadie más en la tierra nunca me había dado,
puede que incluso le haya agradecido, pues la costumbre es muy fuerte

Carta a Doris Salcedo

Tejiendo Memoria

Carta a Doris Salcedoimg_3607Señora Doris Salcedo,

Hace un par de días, estuve colaborando en su más reciente obra “Sumando Ausencias”. Apenas llegué al Museo de la Nacho, me explicaron que debía escribir los nombres de las víctimas del conflicto con cenizas, sobre una tela blanca y por supuesto, dándole una apariencia efímera a cada letra.

No puedo negar que inicialmente lo vi como un acto potente, pues antes de llegar me había informado sobre lo que haríamos y sabía que cada uno de los  nombres correspondía a un muerto o a un desaparecido. Sin embargo, al poco tiempo de estar en eso, su afán por sacar no sé cuántos nombres al día le restó toda la solemnidad al asunto. Si bien no teníamos que trabajar a paso de tortuga y a muchos nos estaban pagando por estar ahí, un gesto tan simple como dirigirnos la palabra para generar una…

Ver la entrada original 206 palabras más