tres meses dos dias

LEO14957//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Hace dos días se cumplieron tres meses desde que pisé tierras brasileñas por vez primera.

Llegué un día nublado y frío como hoy. Repleto de expectativas y ese susto que se siente cuando todo es novedad. Reconocer a un amigo en medio de todas esas caras extrañas que hablan un idioma que apenas comienzas a escuchar y que va a ser lo que hables por un tiempo que puede ser sólo unos años o el resto de tu vida, eso es algo que te hace considerarte afortunado. Nos saludamos y comenzamos el periplo para llegar a lo que seria mi nuevo hogar: Tomar un bus hasta llegar al metro, luego tomar el metro hasta llegar a la estación de tren y finalmente apearse del tren para tomar un taxi. tiempo total de recorrido: 1h y treinta minutos. Volví a sentirme como cuando era un adolescente en Manizales, mi primera noche en una alcoba extraña, dispuesto a emprender la conquista de mi mundo y de aprender todo lo que me podría enseñar la universidad. Ahora era estudiante otra vez, viviendo en un cuartito y con un morral con poca ropa pero repleto de ganas de aprender y conocer, a comerme Brasil mordisco a mordisco de forma insaciable. Y eso he hecho, poco a poco me fui adaptando (aún estoy en ese proceso), y ya con un primer cuatrimestre terminado, he vuelto con éxitos a la vida académica. Acá todo está para estrenar: El laboratorio, el Campus, el idioma, los paisajes. Nuevos amigos de la tierrita y algunos brasileños también. La investigación que va progresando poco a poco, enfocándome en las etapas que deben concretarse con el paso de los dias y la dedicación adecuada.

Ya probé algunas comidas, ya fui a unas playas muy bonitas, ya me moví un poco por la gran urbe que es São Paulo, ya fui a un par de fiestas universitarias y ya tengo un viaje planeado antes de volver a Colombia a saludar a la familia. El tiempo pasa casi sin que te des cuenta. Tengo algunas lecturas atrasadas, películas vistas de nuevo, y otras que antes ni me imaginaba que vería. Ahora hablo y leo un poco más de portugués, y poco a poco también me he ido acoplando con el ritmo y la manera de vivir y de ver el mundo de los brasileños. gente amable en su mayoría, abiertos y conversadores, interesantes, inteligentes, las chicas lindas y cautivadoras con su cadencia al andar y esa manera de hablar y mirar…

van siendo y van a ser unos bonitos años de la mia vida

🙂

Anuncios

¿algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s