Para mi solito

De cuando los aterciopelados eran punk, pero una baladita muy posesiva 😉

I
Tengo la sangre fría de tus venas,
Entre rosales para mí solito,
Tengo el tibio soplo de tu aliento,
Entre un frasquito, para mí solito.

coro:
Pero no tengo certeza, pero no,
Nananananananana
No la tengo, no la tengo, no la tengo.(2)

II
Tengo el dulce sabor de tu mirada,
En mis anteojos para mí solito
Tengo el disfraz de tu hermosura
en la basura, para mí solito.

Coro

III
Tengo el masticar de tus caricias,
Saboreando, para mi solito,
Tengo la lluvia fresca de tu pecho,
Refrescando, para mí solito.

coro

Anuncios

Beatrice

betty

A Beatriz

qué loco amor de verano fuiste, Beatrice, allá por los primeros dosmiles,
una preciosura trigueña que tocaba la guitarra y cantaba afinadito
en las calurosas noches de la costa caribe
canciones de trova cubana rock en español
y los clásicos de la provincia que los amigos acompañábamos
con guacharacas, cencerros, batir de palmas y ron

no te vi muchas veces más después de aquellas vacaciones
un par de esas acá en la capital, cuando los dos estudiábamos
en la nacional y todavía creíamos que podíamos cambiar el mundo,
recuerdo que de ambos se decían cuentos similares:
éramos ovejas descarriadas, almas que han perdido voluntariamente el rumbo
y a las que es preciso rescatar

como si no fuésemos nuestros propios ejemplos a seguir,
pero qué se iban a imaginar ellos todo eso que nos embargaba,
todas aquellas maravillosas alucinaciones
mil veces mejores que esa realidad de tres al cuarto
-mierda de TV y paraísos y sucedáneos de unos pocos pesos-,
a la que nos enfrentamos -aún ahora, y no tan bien como antes-

trato de dibujar de nuevo tu sonrisa en mi memoria
y busco recuerdos que sin querer había archivado en un rincón
entonces vuelvo a ver a la pequeña niña alegre y sencilla
a la guerrera que daba siempre todas las batallas
y me pregunto por qué al final flaqueaste
qué te derrumbó definitivamente obligandote a marchar
hacía otros paraísos

e imagino la respuesta -o tal vez no, nunca la sabré
es esa mi única certeza-, ya no importa además, de todas formas
ya no estarás más y así yo lamento no haber estado ahí
para ti y estos versos tampoco remedian nada, tu lo sabes.

te cansaste de luchar a solas contra el mundo,
yo me siento así tambien, la mayoría de las veces.
es solo que soy bastante más cobarde
y de nada valen ahora los “tal vez” y los “quizás”
esta vez fue así, de ésta y no de otra manera, querida Beatrice, ¡y qué mas da!
a la próxima nos irá mejor a ambos, ¡espero que sea así!

a una araña niña que araña rimas

nanda

a Nanda, por la amistad

la niña araña poemas y versos
entre verdes telas y multicolores telares
con aromas de flores y cielos de azur

nómada madre
actriz delirante
poeta fascinante
el azar nos reunió
décadas atrás

entre instantes deliciosos
nos fuimos conociendo
descubriendo y afianzándonos
con lo compartido y lo vivido

cada paseo, aquella fiesta
cada trasnochada sesión de vino y poesía
los conciertos y los carnavales
y todos los abrazos de año nuevo

reencuentros en ciudades ajenas
creando anécdotas imposibles
y recuerdos duraderos

las publicaciones en los blogs
y los poemas escritos a dos y cuatro y muchas manos
las escapadas al mar o a algún festival de teatro
las empanadas dominicales horneadas en casa

todas esas pequeñas cosas
y las que están aún por venir
que afloran en una mirada cómplice de viejos camaradas
maravillosa en su fulgor y transparencia

mientras tu guagüita juega en el patio infinito
nos vemos en los años y nos reconocemos
la vida nos ha ido haciendo más humildes y más sabios -lo sabemos
y los recuerdos se van acumulando, bonitos
en la montaña de hierba que apila tu muchacho