Otros imposibles

Más de la saga: Poemas para Parceritas

image

Para K. con un amor bonito

Una casualidad inconcebible
hizo que nos conociéramos

Yo te ofrecí fuego para tu cigarrillo
pero era tan sólo un pretexto

Tu sonrisa fue lo que me cautivó
y tu cadencia

La manera en que movías
tus caderas al andar

Y tus piernas torneadas
Y tu piel canela que provocaba besar

Así que junté fuerzas y te hablé
y así comenzó todo:

Esa secreta satisfacción
de no ser ya desconocidos

Los primeros encuentros
bellos y precisos

Después conocí tu inteligencia
y tus gustos

Descubrí quien eras
para así completar el auto embrujo

Ese mismo embrujo de tus nalgas redondas
Tu perlada sonrisa y tu piel de durazno

Y te ame desde ese momento y para siempre
sin importarme nada y desconociendo imposibles

Ahora, después de lustros
en los que como dos polos

que se atraen y se repelen
somos otros:

Más maduros, más bellos
más interesantes

Vos seguís allá con tu vida
y tus amores y yo acá

Construyendo castillos de naipes
y esperanzas de vacaciones imposibles

Escapadas metafísicas con vista al cielo
y a las estrellas

En noches friísimas en dónde es nuestro aliento
lo que nos abriga y nuestros cuerpos

-Uno sólo- estallan en un éxtasis de luz
¡Oh, dulce sueño!