Ratatat – WildCat!

Anuncios

El dolor de nombrarte.

¡ cuánto me cuesta invocarte!

embescritos

Entonces el viento hizo lo suyo, se llevó las palabras que un día salieron de nuestra boca. Arrastrando con ellas el sonido de la felicidad. Quedamos en completo silencio, con el alma inundada de recuerdos que nos enmudecían de tanta tristeza. Pensé que nos entenderíamos y que sabríamos descifrar la quietud de estos días, pero estaba equivocada. En realidad el silencio no necesita intérprete, su belleza radica en que nadie sabe lo que significa, nos llena la mente de suposiciones , algunas nos complacen y otras, muchas más nos destrozan.
No sabes cuántas veces pensé que callabas porque ya no tenías nada que decir. A ciencia cierta no sé y tampoco sabes por qué callo, lo único que conozco es el miedo que se aferra a mi boca y me impide nombrarte; y es que no puedes culparme, aún me duelen las vocales de tu nombre, las consonantes de tu…

Ver la entrada original 18 palabras más