el ocaso del pensamiento (1)

“en vano corres tras la existencia y la verdad. todo es nada, una danza de alucinaciones desprovista de ritmo. lo que hace que una cosa sea es nuestro estado febril, y las verdades se proyectan sobre un mundo de ausencias por la viveza de nuestros ardores. el soplo sustancial que transforma la no existencia del mundo en realidad emana de nuestras intensidades. si fuéramos más fríos o más reposados, nada sería. una lumbre interior sostiene la aparente solidez de la naturaleza, aviva el paisaje yermo de la vida. las ascuas de nuestro interior son los arquitectos de la vida, el mundo no es más que una prolongación exterior de nuestra hoguera”

E. M. Cioran