divagación sutil

una tarde calmada
que se va desenvolviendo
entre amigos vino y buena música

mística de la cotidianidad
que sin pretenderlo
trasciende el instante

y mientras ellos
disfrutan de la previa
del concierto

yo me cobijo con
la manta de recuerdos
y me fumo un canutillo

y me dejo vivir
de la vida
sin querer
queriendo

Anuncios

¿algún comentario?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s