sucedáneos

sucedáneos contra la ausencia:
cocteles musicales explosivos
algo de cuentería, sesiones de cine
y escritura intermitente

y una lobotomía friamente calculada y repartida
a todo lo largo y ancho de los días y los tragos.
distraigo el corazón y la cabeza con lo inmediato
con lo efímero: “un día a la vez, como los Junkies”

Listo

está hecho,
no fue fácil
pero finalmente
se terminó

cierro este capítulo de mi vida
y nuestros recuerdos
son ahora ceniza
que se lleva el viento

this is the end between you and me, babe

si no es por ti

If not for you, babe, I couldn’t find the door
Couldn’t even see the floor
I’d be sad and blue if not for you.

If not for you, baby, I’d lay awake all night
Wait for the morning light
To shine in through
But it will not be new if not for you.

If not for you, my sky would fall, rain would gather too
Without your love I’d be nowhere at all
I’d be lost if not for you
And you know it’s true.

If not for you, my sky would fall, rain would gather too
Without your love I’d be nowhere at all
Oh what would I do if not for you ?

If not for you, winter would have no spring
I couldn’t hear the robins sing
I just wouldn’t have a clue
Anyway it wouldn’t ring true if not for you
If not for you, if not for you.

una de Sábato

“Si nos volvemos incapaces de crear un clima de belleza en el pequeño mundo a nuestro alrededor y sólo atendemos a las razones del trabajo, tantas veces deshumanizado y competitivo, ¿cómo podemos resistir?


La presencia del hombre se expresa en el arreglo de una mesa, en unos discos apilados, en un libro, en un juguete. El contacto con cualquier obra humana evoca en nosotros la vida del otro. La expresividad del hombre deja huellas a su paso que nos inclinan a reconocerlo y a encontrarlo. Si vivimos como autómatas seremos ciegos a las huellas que los hombres nos van dejando, como las piedritas que tiraban Hansel y Gretel en la esperanza de ser encontrados.”

Ernesto Sábato

new voices

la noche es de florencia y su máquina
el discurso por estos días es de Jobs
el cielo siempre es gris
el rúgido de bacatá que resuena
es lo habitual

la música siempre cambia
las palabras son otras
el mensaje es el mismo
la gran babel invencible
que hay que domar, sigue ahí

noches de nuevas voces que acompañan
otros aires que se cuelan en el entrecejo
y agudizan la mente que capta el secreto sentido
la urbe se silencia en un instante eterno
y eres tu quien rasga el velo hacia un nuevo amanecer

noches iluminadas u obscurantistas
liberales mojigatas o non sanctas
al ritmo de frenéticos aquelarres
y orgiásticas danzas de la fertilidad

la ciudad arde en medio de motines
que lideran jóvenes famélicos
mientras las voces del futuro resuenan
en los altavoces del sistema de transporte
y la noche se impregna de jazz y de blues

asustados vagabundos merodean entre los tarros de basura
que dibujan formas mefistofélicas
mi sombra en la ventana fuma aviesamente
atrayendo las ondas de humo azul
hacia mi propio vacío

hoy la noche esta llena de lluvia
que cae sobre la metrópoli
ese cementerio de nueve millones de tumbas
las voces de antaño y hogaño se entremezclan
con escenas de protestas apocalípticas

y me veo a mi mismo de regreso a casa
solo y empapado con la quimera
agarrada a mi espalda
cual garrapata metafísica
succionando mi vida mi tiempo

boicoteando los instantes de creación
con responsabilidades inventadas
con trabajo deshumanizado
atrapado entre buses apestosos
y el tráfico vespertino
deseando escapar pero resignado
de una manera que aún no logro comprender

y que no sé en que momento tomó posesión
haciendo que parezca imposible escapar

así que entonces apago las luces y me desconecto
sumiéndome en mágicos sueños en donde el mundo
no ha sido inventado todavía

una de Maldoror

“Reemplazo la melancolía por el coraje, la duda por la certeza, la desesperación por la esperanza, la maldad por el bien, las quejas por el deber, el escepticismo por la fe, los sofismas por la frialdad de la calma y el orgullo por la modestia”

Isidore Ducasse
Conde de Lautreamont
“Poesías”

caminando

Voy caminando
despacio
voy dejándome
los sueños
voy arrastrando las manos
recogiendo
los pedazos
de mis curtidos ropajes
del desgastado
obituario
con que se viste el recuerdo

Al caminar me sereno
me libero del olvido
me dejo bañar de sol
de calores tropicales
solo camino
no pienso
solo pienso en caminarme
en transitar
liberarme
de mis propios laberintos
cuando camino la tarde
me espera entre mil memorias
me susurra tantas cosas!
los recuerdos, las edades

Como esos buenos marchistas
jamás detendré los pasos
la vida…
como se achica!
te mata
te desvanece
y luego te da la mano
sanándote las heridas

Vivir es una conquista
no se vive
se atesora
se desgrana
entre mil sueños
se libera en mil caricias
yo que tanto busco…
espero
no camino a la deriva
aunque caminando tenga
que esperar toda la vida

Emilia Marcano Quijada

Tomado de: http://lialdia.com