sueños 2

indiferente
recibo las ofertas
analizo las perspectivas
vislumbro los horizontes

me veo
en equis o ye
circunstancia
haciendo esto
o aquello
y me da igual

¿inconforme?
¿resignado?
¿en medio una crisis?

tranquilo
y expectante
pacientemente
espero lo que
tenga que llegar

mis sueños van conmigo
guardados en la alforja
de viajero
con cada estación
en la que me detengo
se realizan un poco mas

y sin embargo
sigue rezonando
en mi cabeza
esa magnífica joya
Wildeana:

“hay dos tragedias en la vida de todo hombre,
una es realizar todos sus sueños,
la otra es no realizar ninguno.
la primera me parece la peor”

¿cómo no darte la razón?

Anuncios

Reflexión 2

opciones y vacaciones. no tengo prisa pero la modorra comienza a fastidiarme. planeo lo que haré en el día, pero termino aplazando lo que se pueda, lo que no sea urgente. Por estos días nada lo es: mañanas soleadas que pasan veloces. tardes somnolientas de búsqueda virtual y viceversa. la TV en mute y la música que no debe faltar para acompañar la existencia. Sedentari, solitario, vespertino y paciente. fumador habitual, en bata y en pantuflas, así soy yo en estos días. “Cada vez menos humanos”, leía la frase por ahí, no recuerdo dónde, tenía que ver con la soledad y las redes de comunicación. nunca me he sentido tan alejado de todos y de todo como ahora. se sabe pero no se participa, el corre ve y dile digital es inaguantable. el sistema hace rato que me hastía. confesé que quería irme. ¿ por qué no lo haces entonces? me dijeron. quiero darle la última oportunidad al saber (científico), argüí. y es verdad. soy afortunado pensé, mi parcela de tierra está ahí, esperando por mí, que la cultive y la cuide (¡la cultive!). pensé en renunciar y terminar de “desaprender” así digan que la quemada de pestañas no valió la pena. me gusta saber que tengo esa carta salvadora bajo mi manga. ejecutar el plan B y explotar el A uno o dos años, tal vez. no creo que aguante mucho más. lo que si sé es que terminaré ejecutando mi pequeña Gran Obra, cualquiera que esta sea y signifique lo que signifique.

Volver

volviste
como brisa
veraniega

a posarte
en mi
playa

volviste
y no estaba
preparado
para ello.

ahora no sé
qué hacer
si seguir
tu juego

o hacerme
el de la
vista
gorda

no es miedo
pues te conozco
ya no puedes
hacerme daño

es tal vez
amor por la
novedad

otros
besos
otras
vidas

nuevos
misterios
que
descubrir

y no los
mismos
paisajes
que visitar

aún a sabiendas
de las delicias
que se esconden
allí.

No existen calendarios

No existen calendarios con sábados azules,
ni esquelas con el nombre de la alondra
que oculta entre sus alas, la inercia germinal de un padrenuestro;
los sueños, las promesas, las lágrimas borrosas de los peces
e incluso las ventiscas hurañas del invierno,
se han ido adormeciendo en las cunetas,
tal vez arrepentidas, de ser un plenilunio irreverente
o el miedo que precede a un sacrilegio;
por eso en los relojes, se siguen desangrando primaveras
exentas de cordura, sonidos que en su andar titubeante,
arrastran un latido invertebrado
y el blanco parpadeo de las rosas.

Si hubiera madrugadas de acero inoxidable
durmiendo en las cornisas, o hubiese embarcaderos
detrás de los espejos, las horas no serían, punzantes anatemas
con restos de memoria disconforme
y el aire que dibuja las sombras amarillas del recuerdo,
sería un mensajero de amarga soledad;
las noches no tendrían penumbras abatibles,
ni oscuros ensamblajes con ángulos inversos
y todas las ideas, se habrían convertido en telarañas
que presienten, el llanto irregular de las canciones,
cosidas a los párpados del tiempo.

Carlos Rivas Álvarez

tomado de:
http://www.poesiapura.com

obsolescencia programada

¿y será que en esta sociedad, también nosotros venimos programados para fallar pronto?

¡metámosle ingeniería a ver si no necesitamos consumir tanto!

un abrazo

Toño

ensueños

trabajar un par de horas
luego de una mañana frugal y relajada
salir con la tarde en pleno sol
recorrer los senderos repletos de verde
por la blanca ciudad aún vacía

la hierba crecida
el olor de las flores
el susurro del viento en los árboles
-nuevos rincones queridos-

torcazas vuelan desentendidas de todo
vacas que me traen recuerdos de la finca
silencio casi absoluto
un par de tacones torturan el piso
radios de bicicletas brillantes
bajo la luz sabanera

la ciudad afuera puede rugir
y el mundo puede terminar en este instante
y yo no voy a dejar de ensoñar.

vespertino 1

y en casa me esperan
cuatro devedés
sobre cine francés
la obra de Goddard
pero no tiene
ninguna importancia
en ese instante
de silencio
mentrego
a la contemplación
y me doy cuenta
delo inútil de todo afán
de lo absurdo de todo plan
entonces sonrío
y el crujir de las hojas secas
me transportan a otro momento
yo le doy la cara al viento
y me entrego a la tarde
sin protestar.

Lecciones para Mutantes I

Sueño y vigilia son dos caras de la realidad secretamente unidas. Entender los sueños es un camino para conocernos y para cambiarnos, pero ¿hasta qué punto podemos hacerlo teniendo en cuenta que son regalos que no pedimos?

Sí podemos. Yo he pasado a lo largo de mi vida por distintos procesos con respecto al sueño. Venía de una familia neurótica, estaba angustiado, tenía unos padres que se odiaban y ello me producía pesadillas terribles. Tuve que vencer esas pesadillas enfrentándome a ellas, derrotando mi neurosis. Es cierto que contaba con el don de hacer sueños lúcidos, de dirigirlos, desde muy joven. Al principio, los sueños lúcidos se presentaban en forma de tentaciones: me despertaba dentro del sueño y quería obtener fama, hacerme millonario, tener experiencias sexuales. Al final, lo que sucedía es que me quedaba atrapado. En el momento en que pedía cosas individuales, me sumía en el sueño y consecuentemente perdía la lucidez. Volvía a meterme dentro de un sueño ingobernable. Más tarde, en mis sueños comenzó a hacerse presente el deseo de ser mago: jugaba con las imágenes, me volvía gurú, quería poder. De nuevo, atrapado, perdía la lucidez.
Los sueños van cambiando y puedes hacer dentro de ellos distintas cosas, como un demiurgo. Pero después te das cuenta de que si uno sueña es por algo y que no es sano interferir en el desfile de imágenes.
Ha llegado, por fin, el momento en que soy simplemente un testigo de mis sueños: los contemplo y descanso. Actualmente, no sé realmente si sueño o no, porque en mis sueños el personaje soy yo tal y como soy en la vida real.

Puertas Giratorias

Revolving doors, what have I done?
Someone on the TV, tipping low
Revolving doors, what will I become?
And red-neck song
You payed up for a seven
But he got an eight, now
I feel that I’m paused
By all the bills, I seem to run out
On a foggy day (Revolving door)

I sit in a diner, and The Beatles play
I payed up for a seven, but I only got (SOA?)now
I feel I’m paused
By all the bills, I seem to run out here

Revolving doors, stole me on the Eastern sea board
(He got silver on his nose?)
He payed up for three, but got only two
And he said “Seems I was born for this. Seems I was born to this.”
Revolving doors
Revolving doors

signos

caminas
sobre
las aguas
del tiempo

ebrio
de azur
y como
un niño

trazas
signos
incomprensibles
sobre
el camino

jamás
voltees

pues
es mejor
lo que aguarda
en lontananza